Sanciones de la última fecha

El Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) dio a conocer los equipos y jugadores sancionados tras disputarse la fecha 6 del Campeonato Nacional de la Primera División.

De conformidad con el informe presentado por el Comisario de la UNAFUT, en el palco oficial de la AD San Carlos estaba ubicado el jugador sancarleño Pablo Arboine, quien no se encontraba en la lista de los jugadores convocados, irrespetando así el protocolo de salud. Por esta razón es que se acordó sancionar al equipo de la AD San Carlos con una multa de 500 mil colones, ya que sobrepasó la cantidad de jugadores permitidos en los partidos. Esto de conformidad con el artículo 54 Quater, faltas graves inciso 5 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División.

El Comisario del encuentro entre Cartaginés vs Limón FC indicó que después de la segunda anotación del Club Sport Cartaginés dos jugadores de este equipo se abrazaron durante la celebración. Por lo que se acordó sancionar al equipo brumoso con un millón de colones, debido a que es la segunda ocasión en la temporada que esto sucede.

La Asociación Deportiva Santos deberá cancelar un millón de colones después de que el Comisario de la UNAFUT reportó que la sala de prensa no cumple con las medidas necesarias para recibir a tres periodistas o más, irrespetando el distanciamiento social de dos metros entre las personas presentes durante la conferencia de prensa. La amonestación se aplica tras considerar esto como una falta grave según el artículo 54 Quater faltas gravísimas punto 4 1 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División.

El jugador del Club Sport Herediano Esteban Granados Maroto deberá purgar un partido de suspensión y una multa de 75 mil colones por recibir dos tarjetas amarillas en un mismo encuentro. Esto de conformidad con el artículo 34 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División.

El Tribunal sancionó al jugador Sebastián González Muñoz, de Guadalupe Fútbol Club, con tres partidos de suspensión y una multa de 100 mil colones, al ser culpable de juego brusco grave en contra de un adversario. De conformidad con el artículo 37 inciso 3.

Los equipos de Jicaral Sercoba y el Municipal Grecia fueron multados con 150 mil colones cada uno, ya que cinco personas o más fueron sancionadas (amarillas y/o rojas) por el cuarteto arbitral por segunda ocasión en la temporada.